“El tirón de las antiguas furgonetas de PSA ‘satura’ de nuevo Balaídos”

11 julio, 2018
Comments off
221 Views

[Vía: Faro de Vigo]

La planta suspende la producción en el sistema 1 por falta de piezas

La dirección de PSA-Vigo decidió suspender ayer de nuevo la actividad en uno de los turnos de la factoría tras la falta de cajas de cambio, una ruptura en el flujo de suministro de este componente que también paralizó el turno de noche del pasado viernes. En este caso, y tras negociaciones con las centrales sindicales “para no perjudicar de nuevo al turno de noche”, el equipo que comanda Frédéric Puech optó por apagar la producción de mañana del sistema 1. Es el encargado de ensamblar los modelos del proyecto B9 (las antiguas Berlingo y Partner), que dejarán de fabricarse en Balaídos a finales de mes pero que han experimentado un fuerte alza en las cadencias aún a pesar de estar en su última fase de vida en la planta. La suspensión afectará a unas 350 unidades, además de a un centenar de sedanes (M3-M4).

La de Vigo no es la única factoría del grupo que está sufriendo paradas por cuestiones de aprovisionamiento, según fuentes consultadas por FARO, que señalan también a la de Villaverde (Madrid) y Figueruelas (Zaragoza). Apuntan a la “congestión” de la planta de PSA en Valenciennes (Francia), proveedora de las cajas de cambio. Eso sí, el elevado ritmo de producción de las antiguas furgonetas ha generado “tensiones” con más fabricantes de componentes en las últimas semanas. Por ese motivo PSA-Vigo ha elevado también el fletamento de aviones Antonov (ayer aterrizaron tres en Peinador) para el transporte de piezas dada la ausencia de stocks en planta y el sistema de producción just in time. Cuando un componente no es imprescindible para ensamblar el vehículo, y éste puede instalarse sin parar la producción, el proceso se realiza en patio de Balaídos o en la terminal marítima de Bouzas. La semana pasada en torno a un millar de coches estaban pendientes de que se solventase un problema con los cinturones de seguridad.

Al éxito final del proyecto B9 -se prolongará su montaje hasta octubre en Mangualde (Portugal)- se suma el fin de la fase de lanzamiento de la nueva generación de los comerciales ligeros de Citroën, Peugeot y Opel/Vauxhall (proyecto B9). No se empezarán a vender hasta después de verano, pero la producción en Vigo supera ya las 300 unidades diarias. A la espera de ser expedidos están siendo dispuestos en Bouzas, lo que ha elevado la “saturación” de la terminal y ha empujado al Puerto a ofrecer a PSA sitios alternativos (Peinador, los terrenos de Aucosa o Duchess) para almacenar su stock.