Programa de desarrollo y construcción de las fragatas F-110. Oportunidades para las empresas complementarias

4 julio, 2018
Comments off
180 Views

La Asociación de Industriales Metalúrgicos de Galicia (ASIME) celebró el día 5 de julio de 2018, la jornada “Programa de desarrollo y construcción de las fragatas F110. Oportunidades para las empresas complementarias” en su sede de Vigo.

Uno de los objetivos principales de esta jornada ha sido realizar una presentación detallada de los objetivos, alcance y desafíos tecnológicos del programa de desarrollo y construcción de las fragatas F-110, así como exponer las oportunidades de negocio para el sector metalúrgico.

El secretario general de Asime, Enrique M. Mallón, agradeció a Navantia y al Ministerio de Defensa su participación en la jornada y manifestó que “es un orgullo poder hablar de este tipo de proyectos a nivel global”. Añadió que “Navantia es una joya industrial para toda España y es necesario apoyarlos en su misión. Tanto Navantia como el Ministerio pueden contar con Asime para lo que necesiten”.

Sobre los objetivos y retos tecnológicos del programa de las F-110, Jose María Riola, Capitán de Fragata OP F-110, destacó que “estos barcos están equipados con mucha tecnología, lo que requiere un esfuerzo y un salto tecnológico muy elevado”. Algunas de las características que se buscan en estas fragatas son “la máxima invisibilidad y que tenga modularidad, es decir, que sea versátil y sirva para realizar trabajos variados”. Sobre estos retos tecnológicos añadió que “este es el barco del futuro, por eso necesitamos construir un modelo tan avanzado como podamos para dejar hueco a la inclusión de nueva tecnología 4.0”.

Por su parte, el Capitán de Corbeta OP F-110, Jacobo Casares, hizo hincapié en las diferencias que presentan las nuevas fragatas con respecto al modelo anterior, las F-100: “Tienen una capacidad antisubmarina más elevada, con la introducción del sonar de popa. Realmente supone un salto tecnológico que nos permite colocarnos a la vanguardia de la guerra submarina, sin descuidar la guerra antiaérea, que también tiene un radar más potente que el de las F-100”.

A todo esto, añade Jacobo Casares, se suman “misiles antiaéreos de corto alcance, misiles antisuperficie, una gran variedad de tipos de munición de artillería”, lo que lo convierte en “el mejor barco que va a haber en el mundo”.

A continuación, el Director de Programa de las F-110, Carlos Blanco, destacó “el carácter híbrido de la fragata, que emplea 2,5 veces más electricidad que los modelos anteriores”. También destacó “el motor de 11,5 megavatios, un motor equiparable en potencia a 12 de los coches más potentes del mundo juntos, y que ocupa el mismo espacio o menos que el anterior”.

Las nuevas fragatas serán “un barco ecológico, avalado por la International Maritime Organization, que ha introducido además mejoras en la trata de residuos” y “un barco eficiente en cuanto al consumo de sus equipos, lo que equivale a un ahorro para todos los españoles, además de una vida útil de 35 años”. Además, “tendrá una mayor habitabilidad o confort, con un aumento del espacio y una disminución del ruido”.

Con respecto a la producción, afirma Carlos Blanco que estas fragatas seguirán “el modelo alemán, con una integración horizontal en la cadena de valor, una integración vertical de los procesos productivos y una ingeniería de extremo a extremo del ciclo de vida del producto, en la que el 4.0 jugará un papel fundamental, ya que las F-110 caen en medio de toda esta revolución”. Destacan, sobre todo, “los nuevos materiales compuestos en detrimento del acero, la impresión 3D, la simulación y realidad aumentada o la robótica”, aunque se emplearán muchas más como “el cloud computing, la ciberseguridad, el Internet of Things, los UAVs o el Big Data”.

Por último, Joaquín Hermida, Jefe de Compras del Astillero Ría de Ferrol, quiso dirigir su presentación a la industria complementaria de Galicia, a la que aseguró que “vamos a escuchar para realizar este proyecto, no podemos hacerlo solos”.

El Jefe de Compras asegura también que se busca un barco “Made In Spain”, que tenga “el mayor grado de nacionalización posible”. Concluye que “la relación con los proveedores y con la industria complementaria en general ha de evolucionar con el objetivo de lograr una mayor integración y de establecer una relación que resulte beneficiosa para ambas partes. Si llegamos a este objetivo, lo habremos logrado, ese es el verdadero reto”.