Imagen2

“Por ASIME pasaron este año más de una docena de inversores extranjeros”

31 julio, 2017
Comments off
90 Views

Atlántico

 

Es un convenio de referencia no solo por la cantidad de trabajadores que están bajo su paraguas, 20.000, sino también por sus propuestas. El secretario general de Asime, la patronal que representa a más de 600 empresas en Galicia, hace balance y avanza proyectos.

Acaban de firmar el convenio de la provincia de Pontevedra, ¿cuál es la perspectiva del metal después de unos años complicados?
Para la provincia de Pontevedra la firma del convenio colectivo del metal ha sido un gran logro, algo estratégico. Creo que es un convenio acorde a los tiempos de leve recuperación en el sector. No podemos olvidar que en 2016 hemos perdido 3.000 puestos de trabajo en Galicia, de 65.000 a 62.000, y ahora se está recuperando.

¿Será 2017 el año de la recuperación?
Si y creemos que se podría cerrar el año con un incremento del empleo del 5% y del 3% la facturación.

¿Sería el primer ejercicio con incremento de empleo desde la crisis?
Si, desde 2008. En la crisis se perdieron unos 8.000 empleos en el sector. Pero creemos que se pueden recuperar y este año vemos ese crecimiento del 5% en el empleo y puede que sea mejor. La recuperación está iniciada pero hay que fortalecerla.

¿Dónde se está recuperando y en qué áreas?
En nuestro sector hay tres grandes áreas, una es naval-marítima y hemos recuperado unos 400 empleos en los últimos doce meses en Galicia. A la industria naval llegarán más contratos en los próximos meses a los astilleros y algunos de relevancia y la industria auxiliar está muy diversificada y está exportando el 40% de su facturación. En automoción el volumen de PSA Peugeot Citroën es menor en empleo directo y lo que se está consiguiendo desde el sector metal es que las empresas implicadas en la automoción y metalmecánica trabajen no sólo para PSA, que es destino de un 30% de la producción. El resto es ya para otras marcas y otras factorías. La industria de segundo y tercer nivel de automoción y metalmecánica está muy diversificada y eso provoca que la carga de trabajo esté muy cercana al cien por cien de su capacidad. En el área de construcciones y estructuras metálicas hay un repunte de la construcción a nivel estatal pero es ligero. Dependemos de las grandes infraestructuras y la inversión pública no es capaz de hacer de motor de la industria. Destacar el ámbito de la extrusión de aluminio y cerramientos, que está experimentando un crecimiento superior al 8% este año. Es una isla dentro de la construcción.

¿Y eso es por su internacionalización?
Si, son empresas muy internacionalizadas. De media superan el 70% de exportación. Son empresas que tienen más de 700 trabajadores cada una y han sabido llevar muy bien la crisis. Han diversificado mercados y productos haciendo cada vez más trabajos para la industria y menos para la construcción.

Y a más largo plazo ¿cómo se ve el sector?
En los próximos dos o tres años podríamos llegar a la recuperación casi total. Para eso, en el caso de la industria naval se tendría que dar que todos los astilleros incrementasen carga de trabajo con algún contrato relevante, que la industria auxiliar siga diversificando su actividad y en la industria de automoción mantener los números y vigilando la competencia que ofrece la frontera portuguesa. Uno de los retos es hacer un trabajo institucional para que las inversiones que están recalando en Portugal alguna venga a Galicia, porque estamos huérfanos de inversiones relevantes.

¿Qué opina sobre la cantidad de empresas que están optando por instalarse en Portugal?
En Asime hemos sido de los primeros que hemos alertado de esta situación cuando algunos nos criticaban de alarmismo. Por esta casa pasan a menudo inversores extranjeros, empresas multinacionales que quieren asentarse y piden información. Se necesita un cariño, una cercanía institucional para que esas inversiones lleguen. No es cierto que siempre sean números, muchas veces es también un trabajo institucional de cercanía al inversor y que las instituciones estén en contacto con ellos para que vean Galicia o Vigo como un área adecuada a su inversión. Si vendemos bien Galicia y el sur de Galicia conseguiremos inversiones, pero hay que explicarlo y tener reuniones con los inversores. El Gobierno portugués lo está haciendo y moviéndose por todo el mundo. Hay que ponerse las pilas. Asime también fue el primero en decir que había una carestía del suelo y unos precios imposibles para hacer rentable una inversión. Se han hecho cambios pero hay que ser más ambiciosos.

¿Han contactado empresas con Asime buscando espacio en Galicia?
Si, si. Sería difícil cifrar, pero en este año 2017 pasaron por aquí más de una docena de inversores extranjeros buscando oportunidades. En algún caso se les ha puesto en contacto con empresas locales para algún tipo de asociación y en otros casos se les ha facilitado información sobre posibles ubicaciones. Somos atractivos y se está hablando mucho de Galicia, por ejemplo en eólica marina, en aeronáutica y en el metal en general.

¿Qué tal les va a las empresas que apostaron por la eólica marina?
Hay dos áreas en Galicia, por un lado el norte con todos los trabajos que está realizando la UTE Navantia y Windar, que ha creado más de 800 empleos en tres años en la comarca de Ferrol. En el sur se hacen partes de las torres eólicas marinas, algunas destinadas a esa UTE y otras para otros promotores de parques eólicos europeos. La eólica marina es la industria con más crecimiento en Europa y en Galicia hay que hacer una apuesta mayor por ella. Llevamos años pidiendo un parque experimental en las costas gallegas, hay varias ubicaciones posibles, y sería como un show room marino para los inversores extranjeros. En Galicia es posible instalar eólica marina flotante que no tiene impacto visual, lo ha dicho hasta Greenpeace.

¿Se ha presentado ese proyecto a la Xunta?
Se ha propuesto en varias ocasiones y creemos que algún día se hará. Portugal lo está haciendo y ya va por su segundo  parque experimental y el País Vasco también tiene uno.

¿Cómo avanza el desarrollo de la industria aeronáutica gallega?
Me toca presidir el Consorcio Aeronáutico Gallego y en la junta directiva están las empresas más relevantes de Galicia, centros tecnológicos y universidades. Uno de nuestros objetivos sería atraer a un gran fabricante a Galicia. No hay que renunciar a eso y puede ser posible. Hay ya una decena de empresas nuevas que este año han empezado a trabajar para el sector, hay inversiones privadas relevantes y empresas de segundo y tercer nivel que están haciendo proyectos con mucha I+D+i para proveedores españoles o extranjeros.

¿Y la seguridad y salud laboral?
Es muy relevante que las administraciones públicas, tanto Xunta como Inspección de Trabajo, se impliquen más en materia de seguridad y salud laboral. Se ha abandonado por parte de algunos agentes en la crisis la preocupación y hay que revisar los índices de siniestralidad de los sectores industriales y con una mínima inversión podemos garantizar unos niveles de accidentalidad menores.

Hay empresarios que dicen que no encuentran trabajadores con la formación que necesitan.
El sector tiene necesidad de formar a más de 10.000 trabajadores en los próximos años. Han desaparecido los fondos públicos de formación pero las empresas y los trabajadores seguimos cotizando por ello. Si hablan con cualquier empresario industrial, y les reto a que lo hagan, verán que la principal carencia es la escasez de personal formado