OHL instala en Vigo la base de su división de plataformas y construcción marítima

12 febrero, 2018
Comments off
153 Views

La Voz de Galicia

 

El gigantesco dique «Sato Levante» llegó ayer a Bouzas para ser reparado y establecer en los muelles vigueses su ubicación habitual

La constructora OHL ha elegido el puerto de Vigo para reunificar toda la flota de su división de obra marítima y establecer en la ciudad la base de operaciones de sus técnicos y trabajadores. Tras recalar ya en los muelles de la ciudad varias de sus pontonas de trabajo, algunas embarcaciones menores y el buque Sato Galicia, la empresa del Grupo Villar Mir desplazó también ayer una de sus piezas de mayor dimensión, la plataforma dique Sato Levante, que atracó en los muelles de Bouzas hacia el mediodía para ser reparado por técnicos de los astilleros vigueses antes de ser ofrecida para nuevos trabajos de construcción marítima.

Centralizar gastos

La reunificación de la flota de OHL en Vigo se debe, según fuentes de la empresa, a una estrategia de centralizar costes, aprovechar dotaciones y asentar la división de construcción naval en las proximidades de talleres y astilleros para llevar a cabo los trabajos de reparación y mantenimiento sin necesidad de desplazar las embarcaciones cuando estas no formen parte de trabajos encargados a la compañía.

La constructora ya ha alquilado una nave en el recinto portuario, que de partida contará con diez trabajadores, al tiempo que negocia con el Puerto de Vigo las tarifas de atraque de todas las embarcaciones de la compañía, que es la firma de construcción civil trigésimo séptima del mundo.

La plataforma Sato Levante llegó a Vigo tras emprender singladura hace una semana desde el puerto de Bilbao, pero las malas condiciones del mar obligaron a buscar refugio en el puerto de A Coruña el pasado jueves.

La estructura, visible desde gran parte del litoral de la costa viguesa, cuenta con 60 metros de eslora (largo), 36 de manga (ancho) y 39 de altura y fue en el momento de su construcción la plataforma dique más grande construida con tecnología y diseño exclusivamente española. Su cometido es el de fabricar cajones de hormigón para muelles y puertos, tarea para la que la estructura puede llegar a hundirse en el mar hasta 28 metros.

Perteneciente a la Sociedad Anónima Trabajos y Obras (SATO), marca filial de OHL, la plataforma fue construida a partir de una pontona en el astillero Cotnsa de Huelva, y las cuatro torres de celosía ubicadas sobre las torres de flotación acogen sendos brazos de hormigonado que le dan un perfil llamativo y que ayer generó expectación durante los trabajos de atraque y amarre en la dársena de Bouzas.