Galicia recupera tras siete años el millón de cotizantes, pero recauda 20 millones menos

4 julio, 2018
Comments off
73 Views

Faro de Vigo

 

La contratación indefinida sube un 15%, aunque solo afecta a ocho de cada cien personas –

Dos de cada diez altas, vinculadas al motor, naval y “ladrillo”

España, en niveles precrisis

Para que Galicia recupere para 2020 los niveles de afiliación previos a la doble recesión -que es la pretensión del Gobierno autonómico- tendría que duplicar el actual ritmo de creación de empleo. El mercado laboral está en fase expansiva, pero el trecho hasta alcanzar sus mejores registros todavía es largo. En el último año se dieron de alta 26.622 trabajadores, según los datos correspondientes al primer semestre remitidos por el Ministerio de Empleo, y rebasó el millón de cotizantes por primera vez desde septiembre de 2011. Eso sí, hay aún 88.395 afiliados menos que antes del crack financiero y del ladrillo. Galicia crea unos 75 puestos de trabajo cada día; debería dar de alta a más de 160 diarios en el próximo año y medio si pretende cumplir su meta. Y tendría que conseguirlo con empleo de mayor calidad, porque el que prolifera a día de hoy no basta para equilibrar las cuentas públicas.

Entre enero y mayo de 2011 -último ejercicio en el que se superó la barrera del millón de afiliados- la Agencia Tributaria recaudó por el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF, que grava la actividad del trabajo) 1.105,3 millones de euros. En el ejercicio en curso, aún pese a haber alcanzado el mismo techo de cotizantes, ingresó veinte millones menos (1.085,5 millones). Es más, en mayo de 2011 los ingresos por este mismo concepto en Galicia superaron los 13,6 millones de euros, y este año se ha quedado un 70% por debajo. “Si seguimos creando empleos con infrasalarios, serán empleos con infracotizaciones y, en esa situación, el déficit del sistema se hará endémico”, advirtió ayer el secretario de Estado de Seguridad Social, Octavio Granado.

Los contratos

Pese a todo el incremento de la contratación indefinida repuntó en Galicia un 15% en el último año, pero solo ocho de cada cien trabajadores se ha beneficiado de uno de ellos. A nivel mensual -en comparación con mayo-, el protagonista fue el de siempre: la hostelería. Suyos fueron el 35% de todos los contratos firmados en la comunidad en junio, aunque el mal tiempo ha hecho que de momento la creación de empleo en las empresas de restauración vaya a un ritmo más lento que en el mismo mes de 2017 (-1,5%). “La calidad en el empleo crece con un incremento en la contratación indefinida y a tiempo completo, frente a un descenso de los contratos temporales y a tiempo parcial”, valoró la Secretaría Xeral de Emprego de la Xunta. Los principales sindicatos no compartieron esta perspectiva, y condenaron la “precariedad y temporalidad” que, a juicio de la CIG, “avanza el deterioro del mercado laboral que impide ver la luz al final del túnel”. La secretaria de Empleo de CC OO, Maica Bouza, indicó que se trata de “cifras previsibles” para esta época del año y alertó de la “extrema fragilidad” de los empleos creados. También para UGT el mercado laboral gallego continúa anclado en la “precariedad”.

Junio es habitualmente un buen mes para el mercado laboral gallego, y éste también lo ha sido. El parose redujo en 6.631 personas (-3,75%), con la provincia de Pontevedra como locomotora con una caída del 4,83%. En Lugo bajó un 3,33%, en A Coruña un 3,24% y en Ourense un 2,17%. La comunidad tiene ahora 170.065 desempleados anotados en las oficinas del antiguo Inem, 19.600 menos que hace un año y el valor más bajo en casi una década. Mismos parados que en octubre de 2008, pero también con 76.600 cotizantes menos.

Una visión más amplia de los datos ofrece una radiografía más específica de los sectores que más están creciendo y los que no. De acuerdo a la estadística anual, el grueso de la creación de empleo obedece al músculo de la automoción -no solo con el lanzamiento del K9 en PSA-Vigo y las firmas de componentes, sino también con la internacionalización-, la industria de construcción naval y el ladrillo. De cada diez nuevos afiliados dados de alta en el último año, dos pertenecen a estas tres actividades. La alimentación, el textil, la logística y la formación han sido otras de las ramas económicas privadas que mejor han trabajado en los últimos doce meses; el cheque público elevó también la cifra de cotizantes en sanidad, educación y administración pública.

En el conjunto estatal, el número de parados registrados en las oficinas de los servicios públicos de empleo bajó en junio en 89.968 desempleados respecto al mes anterior (-2,8%), su menor descenso en este mes desde 2011. El volumen total de parados alcanzó a finales de junio la cifra de 3.162.162 desempleados, su nivel más bajo desde diciembre de 2008. Desde los máximos alcanzados en febrero de 2013, el paro se ha reducido en más de 1,9 millones de personas. En cuanto a la afiliación ésta rebasó los 19 millones de personas (19.006.990) por primera vez desde antes de la crisis.