El comercio internacional empieza a perder fuerza, advierte la OMC

10 agosto, 2018
Comments off
41 Views

[Vía: Expansión]

LOS NUEVOS PEDIDOS DE EXPORTACIÓN SUFREN EL MAYOR DETERIORO/ En plena tensión comercial, las transacciones globales apuntan a una mayor desaceleración en el tercer trimestre, según los indicadores de la Organización Mundial del Comercio .

El constante incremento de las tensiones comerciales está empezando a pasar factura al intercambio global de bienes y servicios. La Organización Mundial del Comercio (OMC) alertó ayer de que el crecimiento de las transacciones internacionales “se desacelerará todavía más” en el tercer trimestre del año, con una notable ralentización de los nuevos pedidos de exportación. El Indicador de Perspectivas del Comercio Global (WTOI, por sus siglas en inglés) perdió un punto y medio y cede hasta los 100,3 enteros. Esta marca es el segundo peor registro desde que arranca la medición del indicador, en 2016, y supone que el comercio apunta a un crecimiento en torno a la tendencia histórica, en lugar de por encima como sucedía hasta ahora.

Esta tendencia es especialmente preocupante porque no se trata de una caída puntual, sino de una tendencia prolongada en el tiempo. En concreto, la desaceleración lleva percibiéndose desde el cuarto trimestre del año pasado, aunque se ha agravado sustancialmente desde que han empezado a sonar los tambores de guerra comercial. Además, este frenazo se extiende a casi todos los componentes del indicador, lo que incluye tanto el volumen de mercancías como los nuevos pedidos de exportación, el comercio aéreo y marítimo y el tránsito de componentes electrónicos. Sólo el comercio de materias primas agrícolas y la producción y venta de vehículos ganan velocidad en el tercer trimestre del año con respecto al periodo anterior.

Especial atención merecen los nuevos pedidos de exportación, que entran en lo que la OMC contempla como zona de riesgo, con un dato de 97,2 puntos. Este dato supone una pérdida de siete enteros respecto al año anterior, y 5,6 sólo en los últimos seis meses. Además, hay un fuerte contraste entre este componente y la tendencia dibujada por el volumen de mercancías que se ha movido realmente en el mundo, y que se refiere al primer trimestre del año. Este dato queda en 102 enteros, indicando todavía un cierto crecimiento. Sin embargo, es más probable que sea la cifra de nuevos pedidos la que marque la senda del crecimiento en el futuro, lo que provocará que la desaceleración sea mucho mayor que la vista hasta la fecha.

Por otra parte, también resultan muy orientativos de cara al futuro la ralentización del comercio de componentes electrónicos (que son clave como bienes intermedios para la fabricación de otros productos de alto valor añadido), así como los bajos datos de producción y venta de automóviles (que refleja la confianza de los consumidores y el acceso al crédito) y las transacciones de materias primas agrícolas, que no terminan de salir de la zona de crecimiento moderado. Además, tanto el transporte marítimo como el aéreo se han desacelerado sustancialmente, a mínimos desde el año pasado.

GUERRA COMERCIAL

Estas señales surgen, además, en un momento de crecientes tensiones, que pueden derivar incluso en una guerra comercial, por la imposición de distintas medidas arancelarias entre los principales bloques comerciales, especialmente entre EEUU y China. De hecho, tanto Pekín como la Reserva Federal estadounidense empiezan a ver señales de ralentización entre los intercambios comerciales de ambos países, y este efecto se podría amplificar enormemente si se introdujeran todas las medidas ya anunciadas por ambos países. A esto se unen los efectos de un posible Brexit sin acuerdo comercial y la reimposición del embargo sobre Irán.

Por último, hay que tener en cuenta que la OMC ya alertaba hace unas semanas de que la imposición de medidas proteccionistas entre los países miembros se había acelerado desde el año anterior. Así, si en el conjunto de 2017 se impusieron nueve medidas cada mes para restringir el comercio, entre mediados de octubre del año pasado y mediados de mayo de este ejercicio, se llegaron a imponer once normas de este tipo.