El CAG forma a ingenieros de quince empresas del motor en aeronáutica

12 febrero, 2018
Comments off
266 Views

Atlántico

 

El sector metalúrgico quiere diversificar sus inversiones y prevé un gran crecimiento en el sector de la aviación civil

Las empresas de la automoción de Galicia quieren dar el salto a la aeronáutica para diversificar su carga de trabajo. No todas tienen previsto entrar de lleno en la competición de la adjudicación de piezas o proyectos, pero sí quieren probar con pequeños pasos, según explican desde Asime.

Las previsiones apuntan a que en los próximo años incrementará de forma sustancial el número de vuelos de aviación civil, lo que obligará a renovar y aumentar las flotas de las aerolíneas, cuenta Enrique Mallón, secretario general de Asime y presidente del Consorcio Aeronáutico Gallego. Por ello, organizan tanto este curso de formación como otras actividades con el objetivo de crear más empleo en este segmento “en el que Galicia ya se ha hecho un nombre a nivel nacional”, destaca Mallón.

Esto se traduce en el interés por un sector en el que actualmente trabajn 30 empresas u organizaciones en Galicia. Por ello, Asime inicia esta semana el curso CEMA de estructuras y materiales aeronáuticos, en el que un grupo de quince ingenieros y técnicos procedentes del sector metalúrgico y la automoción se formarán en este nuevo campo. Según explica Mallón, el objetivo “es que se formen en distintas áreas y así tener personal cualificado en la aeronáutica gallega”.

Además, en los próximos meses Asime organizará varios “worksops” -talleres de trabajo- en los que los proveedores de primer nivel (empresa que suministra directamente al fabriante final) de Galicia (Delta Vigo, Utingal, Coasa y CT Ingenieros) harán un intercambio de proyectos e información.

Mallón destaca que desde el Consorcio Aeronáutica Gallego mantienen cada vez más contactos con las dos principales empresas del sector, Airbus y Boeing, “para saber qué soluciones están demandando e intentar que las empresas gallegas tengan más participación  en sus proyectos”.

Destaca que los proveedores de segundo y tercer nivel tienen posibilidades, porque cada vez hay mayor exigencia en el sector. Enrique Mallón confirma que son cada vez “más empresas las que nos llaman preguntando” y que las inversiones que están haciendo empresas como Delta Vigo o Coasa “hacen confiar en las posibilidades del sector”.

Sobre la oportunidad de que Galicia reciba una inversión directa de los grandes fabricantes, Mallón señala que “lo ideal sería que se instalen” si bien de momento no hay movimientos al respecto.